-

DOMINGO IV -A- LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor”, y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones”.

DOMINGO IV -A- LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

1ª Lectura: Mal 3,1-4
 
Así dice el Señor: Mirad, yo envío mi mensajero, para que prepare el camino ante mí. De pronto entrará en el santuario el Señor  a quien vosotros buscáis, el mensajero de la alianza que vosotros deseáis. Miradlo entrar -dice el Señor de los ejércitos-. ¿Quién podrá resistirlo el día de su venida?, ¿quién quedará en pie cuando aparezca? Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero: se sentará como un fundidor que refina la plata, como a plata y a oro refinará a los hijos de Leví, y presentarán al Señor la ofrenda como es debido. Entonces agradará a Dios la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.
 
*** *** ***
 
El oráculo del profeta contempla la situación deteriorada del pueblo, tras el regreso del exilio. Un deterioro atribuido al abandono del cumplimiento de la ley del Señor. El profeta anuncia la visita del Señor, precedida de un mensajero. Será una visita purificadora; comenzará por el templo y se extenderá a todo el pueblo, borrando sus crímenes (v 5). El NT ha visto en este oráculo un anticipo del Bautista (el mensajero) y del mismo Jesús (el purificador del templo). La liturgia de la fiesta de la Presentación lo trae a esta fiesta, atribuyéndolo a la entrada de Jesús en el templo.
 
2ª Lectura: Hebreos 2,14-18
 
Hermanos:
Los hijos de una familia son todos de la misma carne y sangre, y de nuestra carne y sangre participó también Jesús; así, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos. Notad que tiende una mano a los hijos de Abrahán, no a los ángeles. Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos, para ser sumo sacerdote compasivo y fiel en lo que se refiere a Dios, y expiar así los pecados del pueblo. Como él ha pasado por la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora pasan por ella.
 
*** *** ***
 
Nos hallamos ante uno de los textos más bellos, densos y esperanzadores del NT: es el canto a la fraternidad de Dios con el hombre. En él se hace la presentación de Jesús, entrando en el gran templo de la humanidad. Jesús es de nuestra familia, es uno de los nuestros, forma parte de nuestra historia. No se avergüenza de llamarnos hermanos (Heb 2,11). Nos ha tendido su mano fraterna, sacándonos de nuestros miedos más profundos. Ha hecho nuestro camino, pasando por nuestras pruebas, se ha hecho semejante a nosotros, excepto en el pecado (Heb 4,15). 
 
Evangelio: Lucas 2,22-40
 
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor”, y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones”. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: “Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quién has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel”. Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: “Mira, este está puesto en Israel para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma”. Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.
 
*** *** ***
 
Tres cuadros ofrece el relato de san Lucas. En el primero -la presentación- confluyen tres aspectos: la purificación ritual de la madre (Lc 2,22 = Lv 12,2-4), la consagración de primogénito (Lc 2,22b-23 = Ex 13,2) y el rescate (Lc 2,24 = Ex 13,13; 34,20; Lv 5,7; 12,8), que en el caso de Jesús se hace conforme a lo prescrito para las familias económicamente débiles. Un segundo cuadro lo protagonizan Simeón (de quien no se dice que fuera un anciano) y la profetisa Ana. Son los encargados de desvelar el misterio. Como al entrar Jesús en el Jordán, hundido en el anonimato, se abrieron los cielos para descubrir su verdad más profunda (Mc 1,11); al entrar en el templo, también hundido en el anonimato, se abren los labios de Simeón para descubrir el misterio de aquel niño. Ya desde el principio Dios ha revelado “estas cosas a la gente sencilla” (Mt 11,25). El tercer cuadro, en apretada síntesis, muestra el proceso de crecimiento integral de Jesús en la familia de Nazaret.
 
Reflexión Pastoral
 
Este domingo IV del Tiempo Ordinario celebra la Iglesia la fiesta de la Presentación del Señor. Nacida en las iglesias de Oriente, su nombre original era fiesta del “encuentro” y su contenido es esencialmente cristológico. Posteriormente fue revestida de un tono mariológico. A partir del Concilio Vaticano II la fiesta volvió a recuperar en la liturgia la tonalidad cristológica original, sin perder la sensibilidad devocional mariana.

Se trata de una de las fiestas más antiguas. La peregrina Eteria, en su “Itinerarium” (390), se refiere a ella con el nombre genérico de “Quadragesima de Epiphania” (cuarenta días después de la Epifanía), y su fecha de celebración era el 14 de febrero. Posteriormente pasó a celebrarse el 2 de Febrero, cuarenta días después de la Natividad del Señor.  La denominación de “fiesta de las luces” se remonta a mediados del s. V, y en el VI es introducida en Occidente. Según san Cirilo de Escitópolis (s.VI) fue la matrona romana Ikelia (450-457) la que sugirió celebrarla introduciendo la procesión de luces, de ahí las candelas que tipifican la fiesta. 

La ley judía mandaba que, a los cuarenta días del alumbramiento de un niño (ochenta si se trataba de una niña), las madres hebreas habían de presentarse en el Templo para ser purificadas de la impureza legal que habían contraído con el parto. No se trataba de purificarse de un pecado, ser madre nunca mancha: “la mujer se salvará por su maternidad” (I Tm 2,15). María cumple con este rito, y como una mujer económicamente débil, lo hace ofreciendo un par de tórtolas  o dos pichones.

El segundo motivo, teológicamente más relevante, es la presentación de Jesús. “Rescatarás a todo primogénito entre tus hijos”, se determinaba en el libro del Éxodo (34,20). Los primogénitos se consideraban como propiedad de Dios, y debían vivir exclusivamente para el servicio del culto divino. Al ser este servicio asignado a la tribu de Leví, los demás miembros del pueblo de Israel debían “rescatar” a sus primogénitos. María y José, como una familia más, cumplieron con esta exigencia legal, según los cánones de la gente pobre. Jesús es el Hijo de Dios, pero también hijo del pueblo de Dios. Es el Rescatador (Tit 2,14), rescatado.
Y así, Dios entra en el Templo, en brazos de una mujer humilde, despistando a todos los estamentos de la religión judía. María va a ofrecer y a rescatar a su Hijo primogénito que es, a su vez, el Hijo Unigénito de Dios.  Con esta ofrenda, quizá sin darse cuenta aún, María comienza la despedida de su Hijo, que pocos años después, y también en el templo, les dirá: “¿Por qué me buscabais, no sabéis que debo estar en las cosas de mi Padre?” (Lc 2,49). María lo presiente, y lo acepta. Más que un rescate, aquello es una ofrenda: ofrece a su hijo, y se ofrece con su hijo, al proyecto de Dios en una prolongación de aquel “Hágase en mí, según tu palabra” (Lc 1,38).

La fiesta de la Presentación del Señor es una revelación del misterio de Cristo: la Carta a los Hebreos (2ª lectura) lo presenta como el sacerdote y hermano misericordioso.

Hoy celebramos “la presentación del Señor”, pero es también una invitación a renovar nuestra propia presentación al Señor, como “ofrendas vivas” (Rom 12,1), y a presentar al Señor ante los hombres con la clarividencia y la pasión de Simeón y de Ana.
 
Reflexión Personal
 
- ¿Qué significa para mí Jesús? ¿Es el Salvador, la Luz…?
- ¿Se han descubierto ante él los pensamientos de mi corazón?
- ¿Con qué pasión presento yo a Jesús a los demás?
 
Domingo J. Montero Carrión, OFMCap.
 

Otros artículos

DOMINGO V -A- de CUARESMA

Entonces quitaron la losa. Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea para que crean que tú me has enviado. Y dicho esto, gritó con voz potente: Lázaro, ven afuera.

DOMINGO IV -A-

Él fue, se lavó y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: ¿No es ése el que se sentaba a pedir? Unos decían: No es él, pero se le parece. El respondía: Soy yo…

DOMINGO III DE CUARESMA -A-

El que bebe de esta agua volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.

DOMINGO II DE CUARESMA -A-

Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar