-

DOMINGO VI DE PASCUA -B-

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

DOMINGO VI DE PASCUA -B-

 
1ª Lectura: Hechos de los Apóstoles 10,25-26. 34-35.
 
    Aconteció que cuando iba a entrar Pedro, Cornelio salió a su encuentro y se echó a sus pies. Pero Pedro lo levantó diciendo: Levántate, que soy un hombre como tú.
    Y tomando de nuevo la palabra, Pedro añadió: Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea.
     Todavía estaba hablando Pedro, cuando cayó el Espíritu Santo sobre todos los que escuchaban sus palabras. Al oírlos hablar en lenguas extrañas y proclamar la grandeza de Dios, los creyentes circuncisos, que habían venido con Pedro, se sorprendieron de que el don del Espíritu Santo se derramara también sobre los gentiles.
     Pedro añadió: ¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros? Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo. Le rogaron que se quedara un día con ellos.
 
*** *** ***
 
  Pedro ha aprendido la lección: nada personalismos; es un hombre como los demás. Un servidor y un discípulo del Señor. Su mensaje es claro: Dios no es un Dios tribal, supera todas las fronteras. En Cristo han sido abatidas (cf. Gál 3,28). Su Espíritu se derrama profusamente sobre todo el que le “teme” (ama y busca a Dios) y “practica la justicia” (camina según su recta conciencia). Esta escena de Pedro y Cornelio marca un antes y un después en la historia de la primitiva comunidad cristiana. Aquí encontramos el primer “pentecostés” de los gentiles, descrito, intencionadamente, como el “pentecostés” del cenáculo sobre los apóstoles.
 
2ª Lectura: 1ª Juan 4,7-10.
 
     Queridos hermanos:
     Amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios mandó al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo, como propiciación por nuestros pecados.
 
 
*** *** ***
 
    El amor de Dios es la energía original de la vida, y eclosionó de manera singular e inaudita en Jesucristo. En Él sabemos qué es el amor personal de Dios; y en Él aprendemos a entrar y vivir en su amor. Solo desde el amor podemos tener acceso a Dios, a su conocimiento. El camino de Dios es el amor: por él nos vino Cristo; por él hemos de ir a Cristo y a los hermanos. San Juan nos deja la síntesis más apretada y más explosiva de Dios: Dios es Amor.
 
Evangelio: Juan 15,9-17
 
  En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.
    Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
     Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
     No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido; y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre, os lo dé.
     Esto os mando: que os améis unos a otros.   
 
 
*** *** ***
 
    Jesús desvela a los discípulos los secretos de su corazón. Antes de la culminación de su entrega, Jesús les esclarece el motivo: el amor. “Nadie tiene amor más grande que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos”. Y la permanencia práctica en ese amor será el criterio para saber si somos sus amigos. A la hora de la despedida, en apretada síntesis, Jesús deja su testamento vital: “que os améis unos a otros”. Este será el fruto verdadero y duradero.
 
REFLEXIÓN PASTORAL
 
     Los textos que iluminan la celebración de este domingo están transidos por un tema: el amor de Dios, esencia suya y como fuente y origen del ser y del quehacer del hombre.
     “No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido, y os he destinado…”. 
     Antes de decidirnos por Dios, Dios ya se ha decidido por nosotros. Y esta es la decisión que nos salva. Antes de elegir a Dios, Dios ya nos ha elegido a nosotros. Y esta es la elección que nos salva. Antes de creer en Dios, Dios ya ha creído en nosotros. Y esta es la fe que nos salva.
     Pero, sobre todo, Dios nos precede en el Amor. Dios es Amor. Y “en esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y nos envió a su Hijo”. Y este es el amor que nos salva.
     Por mucho que aceleremos el paso, inevitablemente siempre llegaremos tarde, con retraso, a las citas con Dios. Él siempre tiene la iniciativa; siempre nos precede; él siempre está ya.
       La vocación cristiana es, pues, una manifestación del amor de Dios; por eso, solo puede desarrollarse en esa dimensión: “Permaneced en mi amor”. Pero, ¿qué significa esa permanencia en su amor?
     Significa:
permanecer en la opción de Jesús: el amor radical, sin desviaciones ni tergiversaciones, y “nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” (Jn 15,13).
reconocerle como Hijo de Dios, porque “quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios” (1 Jn 4,15).
guardar su palabra: “el que me ama, guardará mi palabra” (Jn 14,23). No solo escucharla, ni siquiera meditarla, sino guardarla, hasta el punto de interiorizarla y ser interiorizado por ella.
caminar en la luz: pues “si decimos que estamos en comunión con El y vivimos en las tinieblas, mentimos y no obramos  la verdad” (1 Jn 1,6).
no pecar, pues “todo el que permanece en El no peca” (1 Jn 3,6).
guardar sus mandamientos: “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor” (Jn 15,10).
vivir su vida, pues “quien dice que permanece en él, debe caminar como él caminó” (1 Jn 2,6).
no pasar de largo ante nadie, porque ese “nadie” tiene un nombre, Dios. “Pues si uno tiene bienes del mundo y, viendo a su hermano en necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo va a estar en él el amor de Dios?” (1 Jn 3,17).
     Aquí reside todo el misterio de la vocación cristiana y de la fidelidad a la misma. Cualquier otra ubicación es una equivocación; cualquier otra postura es una impostura.
      Permanecer en el amor no es una invitación sentimental ni al sentimentalismo, sino a recrear los sentimientos de Cristo Jesús. No es una invitación al sedentarismo, sino a estar de camino hacia el Amor, amando en el camino.
     La permanencia en el amor de Dios tiene olor, calor y color humanos. Es una invitación no permanecer en cualquier amor, sino en el que hemos sido amados por Dios. No es amar de cualquier manera, sino “como yo os he amado”.
     Como nos recuerda la segunda lectura “el amor es de Dios”, más aún: “Dios es Amor”. Y ese “amor” es la cuna original del cristiano -“el que ama ha nacido de Dios”-.  
     Y “Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea”, exclama san Pedro al entrar en casa del centurión Cornelio (1ª lectura). 
      El Amor no conoce fronteras. Dios se las ha saltado todas. ¡Cuánto nos cuesta acoger y acogernos a este mensaje! Preferimos ser constructores de fronteras, no solo entre nosotros, sino entre Dios y nosotros… ¿Queremos defender a Dios o defendernos de El? 
 
 
REFLEXIÓN PERSONAL
 
.-  ¿Cuál es mi espacio vital?, ¿el amor de Cristo?
.-  ¿Cómo concreto mi respuesta al amor de Cristo?
.-  ¿Siento sus urgencias?
 
DOMINGO J. MONTERO CARRIÓN, OFMCap.

Otros artículos

DOMINGO XI -B-

Dijo también: ¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después, brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.

SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y SANGRE DE CRISTO -B-

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo.

SOLEMNIDAD DE LA SMA. TRINIDAD -B-

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS -B-

Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar