-

Domingo VIII -C-

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota de tu ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.

Domingo VIII -C-

1ª Lectura: Eclesiástico 27,5-8
 
Se agita la criba y queda el desecho, así el desperdicio del hombre cuando es examinado; el horno prueba la vasija del alfarero, el hombre se prueba en su razonar; el fruto muestra el cultivo del árbol, la palabra la mentalidad del hombre; no alabes a nadie antes de que razone, porque esa es la prueba del hombre.
 
*** *** ***
 
El fragmento seleccionado es una llamada a la ponderación en el juicio valorativo de las personas. El hombre no debe ser apresurado en sus juicios; la vida es la prueba de la verdad. El texto invita a “pensar” la palabra, a cuidar el lenguaje, no solo verbal sino existencial -palabra y obra- porque ese lenguaje es la traducción del alma. Solo Dios conoce el interior del hombre. 
 
2ª Lectura: 1 Corintios 15,54-58
 
Hermanos:
Cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra escrita: “La muerte ha sido absorbida en la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?”
El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado es la ley. ¡Demos gracias a Dios, que nos ha dado la victoria por nuestro Señor Jesucristo!
Así, pues, hermanos míos queridos, manteneos firmes y constantes. Trabajad siempre por el Señor, sin reserva, convencidos de que el Señor no dejará sin recompensa vuestra fatiga.
 
*** *** ***
 
Mientras llega esa transformación existencial, la culminación del ser hombre, vinculada y garantizada por la resurrección de Cristo,  el cristiano ha de mantenerse firme en el trabajo por el Señor, asumiendo las contradicciones y penalidades inherentes a esa fidelidad. Él no defraudará. Pablo no puede por menos de estallar en una exclamación de acción de gracias por tan magnífico don. 
 
Evangelio: Lucas 6,39-45
 
En aquel tiempo, ponía Jesús a sus discípulos esta comparación: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien cuando termine su aprendizaje, será como su maestro.
¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo?  ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota de tu ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.
No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto: porque no se cosechan higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos.
El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa el corazón, lo habla la boca.
 
*** *** ***
 
La perícopa evangélica seleccionada concluye el  llamado “sermón de la llanura”, dirigido a los discípulos, y es una pieza de claro tono sapiencial, que nos revela un rasgo fundamental de la enseñanza del Maestro. Consta de dos momentos:

En el primero, Jesús pone en evidencia la actitud equivocada, y frecuente, de pretender guiar a otros sin claridad personal en el propio interior. Querer iluminar desde la propia ceguera. Y también desactiva la pretensión hipócrita de corregir sin tener limpia la propia vida. Destaca la necesidad de cuidar el propio interior, porque el interior es la fragua de la verdad y de la bondad del hombre. La calidad de los frutos se nutre de la raíz.
El segundo momento es una clara advertencia a no confundirse, pretendiendo sustituir o suplantar al maestro. En este caso Jesús es el Maestro de quien el cristiano -el guía cristiano- ha de aprender.  
 
REFLEXIÓN PASTORAL
 
Se continúa y se concluye este domingo el llamado “sermón de la llanura” del evangelio de san Lucas, dirigido a los discípulos y centrado en dos grandes temas: el amor y la misericordia.
Jesús quiere enseñar a vivir, a manejar las situaciones reales de la vida. Sabe que en la comunidad de los discípulos será necesario practicar el discernimiento, la corrección fraterna, que serán necesarios guías… Son unas enseñanzas válidas para todo discípulo, y de particular aplicación para los guías de la comunidad.
La pregunta es drástica: “¿Puede un ciego guiar a otro ciego?”. ¿Puede pretender un discípulo ser más que su Maestro? Porque aquí el maestro de referencia es el mismo Jesús. El guía ha de ser clarividente y fiel seguidor del Maestro, a quien ha de recrear, aunque sea a pequeña escala.

Y, a semejanza del Maestro, no se arrogará el derecho de juzgar ni condenar precipitadamente a los otros, porque el “Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc 19,10), y además “¿Quién eres tú para juzgar al prójimo?” (Sant 4,12). “No juzguéis y no seréis juzgados…” (Mt 7,1). 
     No apelará a su dignidad para ser servido, porque “el Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir” (Mt 20,28).
     De su interior no brotará el veneno de la envidia y la soberbia (cf. Mt 15,19) sino, a imagen del corazón del Maestro, la mansedumbre y la humildad (Mt 11,29). 
     De sus labios no saldrán palabras homicidas sino salvadoras… “Venid a mí y  aprended de mí” (Mt 11,28-29).
     Los textos de la Palabra de Dios que hoy iluminan la celebración eucarística son una llamada para cultivar una humanidad sana, auténtica, no hipócrita. Cargados de realismo y espiritualidad, son la invitación a una lectura crítica, generosa, paciente y no precipitada de la vida, pues “el horno prueba la vasija del alfarero, el fruto muestra el cultivo del árbol, porque “no hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que de fruto sano. Cada árbol se conoce por sus frutos”. Y porque “el hombre se prueba en su razonar, no alabes a nadie antes de que razone…, porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca”. (1ª lectura).

Desde esta convicción, Pablo (2ª lectura) remite al momento final, “cuando esto corruptible se vista de incorrupción” para emitir los juicios definitivos. Mientras, todos estamos viviendo el tiempo de la misericordia de Dios; un tiempo que no hemos de desaprovechar, rechazando todo planteamiento hipócrita.

Un signo de la misión de Jesús era: “los ciegos ven” (Lc 7,22). Él vino a abrir los ojos del hombre para que este viera por sus propios ojos; pero vino, además, a dar profundidad, horizonte y luminosidad a su mirada. No se trataba sólo de ver más, sino de ver mejor. Y todos necesitamos de esa clarificación, de esa profundidad y limpieza en nuestra mirada. Es necesario recuperar la mirada de Jesús, su perspectiva, su ángulo de visión. “Dios no ve como el hombre, pues el hombre mira la apariencia, pero Dios mira al corazón” (1 Sm 16,7). Y ése, el corazón, fue también el punto de mira de Jesús.
Miró al corazón de la pecadora pública..., y descubrió mucho amor (Lc 7,44-47).
Miró al corazón del publicano..., y descubrió un sincero arrepentimiento (Lc 18,9- 14).
Miró al corazón de la hemorroisa..., y descubrió un mar de esperanza (Mc 5,25-34).
Miró al corazón de la samaritana..., y descubrió una gran sed de verdad (Jn 4,1-38).
Miró al corazón del centurión (Mt 8,5-10) y de la mujer cananea (Mt 15,21-28) y descubrió una gran fe.
Miró al corazón de los fariseos, y tras la cosmética de sus observancias rituales, descubrió la podredumbre del egoísmo, la autosuficiencia, la hipocresía... (Mt 23,13-31).
Esa mirada cordial no es, sin embargo, una mirada  ingenua, sino generosa. La advertencia de la “paja y de la viga” no es una invitación  a desentenderse, a pasar por alto y de largo ante lo que no está bien; sino una llamada a ser críticos desde la autocrítica.  El amor nunca es indiferente. Por eso no lo fue  Jesús ante el pecado, porque amaba profundamente al pecador. Pero era una mirada salvadora.
“Lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo (tu interior) está sano, todo tu cuerpo (la realidad) estará luminosa; pero si tu ojo (tu interior) está malo, todo tu cuerpo (la realidad) estará a oscuras. Y si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!” (Mt 6,22-23). 
Purifiquemos la mirada hasta ver con el corazón. Dios mira al corazón, porque allí es donde se fragua la verdad del hombre (Mt 15,19). Pero, además, solo el hombre limpio de corazón podrá mirar a Dios (Mt 5,8).
 
REFLEXIÓN PERSONAL
 
- ¿Mi mirada ofrece oportunidad o solo denuncia?
- ¿Cultivo las raíces de la vida?
- ¿Son precipitados mis juicios?
 
Domingo J. Montero Carrión, OFMCap.

Otros artículos

Domingo XXX -Tiempo Ordinario -C-

El fariseo, erguido, oraba así en su interior: ¡Oh Dios!, te doy gracias porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.

DOMINGO XXIX -TIEMPO ORDINARIO -C-

Y el Señor respondió: Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?, ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?

Domingo XXVIII -Tiempo Ordinario -C-

Jesús tomó la palabra y dijo: “¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?” Y le dijo: “Levántate, vete: tu fe te ha salvado”.

DOMINGO XXVII -TIEMPO ORDINARIO -C-

“En seguida, ven y ponte a la mesa?” ¿No le diréis: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras yo bebo; y después comerás y beberás tú?” ¿Tenéis que estar agradecido al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho lo mandado, decid: “Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar