-

III DOMINGO DE CUARESMA -B-

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

Jesús contestó: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Los judíos replicaron: Cuarenta y seis años ha constado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

III DOMINGO DE CUARESMA -B-

1ª Lectura: Éxodo 20,1-17.
 
    El Señor pronunció las siguientes palabras: Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud.
    No tendrás otros dioses frente a mí…
    No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.
    Fíjate en el sábado para santificarlo.
    Honra a tu padre y a tu madre: así se prolongarán tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar.
    No matarás.
    No cometerás adulterio.
    No robarás.
    No darás testimonio falso contra tu prójimo.
    No codiciarás los bienes de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni un buey, ni un asno, ni nada que sea de él.
 
*** *** ***
 
      Ante la multiplicidad de criterios y normas, el hombre busca síntesis claras y prácticas. De ahí han surgido esa especie de “abecedarios” de la vida, que llamamos “decálogos”. Pero entre tantos decálogos, hay uno singular: el Decálogo de Dios. Los Diez Mandamientos. ¿Qué son? Conocidos de memoria, ¿los vivimos de corazón?
 
     Para el pueblo elegido fueron, ante todo una oferta salvadora, una propuesta de Dios: “Yo soy el Señor, tu Dios…” (Dt 5,7ss; Ex 20,1ss). Sin este prefijo, los mandamientos son ética; con él son profesión de fe, reconocimiento del señorío de Dios sobre todas las áreas de la vida. Y Jesús no vino a abolirlos sino a llevarlos a su plenitud (Mt 5,17), porque los mandamientos de Dios tienen por objetivo hacer feliz al hombre (Dt 6,3).
 
 
2ª Lectura: 1 Corintios 1,22-25.
 
    Hermanos:
    Los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los griegos; pero para los llamados a Cristo -judío o griegos-: fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabios que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
 
*** *** ***
 
   Con concisión y precisión Pablo presenta la “sabiduría de Dios” manifestada en la “locura de la Cruz” de Cristo. En ella se hace presente toda la debilidad, la angustia y la profundidad a la que ha llegado el amor de Dios, y ese es, paradójicamente, el camino de salvación que Dios ha ideado para el hombre. La “teología de la Cruz” es el “camino de la Luz”.  
 
 
Evangelio: Juan 2,13-15.
 
    En aquel tiempo se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendía palomas les dijo: Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: “El celo de tu casa me devora”.
   Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: ¿Qué signos nos muestras para obrar así?
    Jesús contestó: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
    Los judíos replicaron: Cuarenta y seis años ha constado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?
    Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la Palabra que había dicho Jesús.
    Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.
 
*** *** ***
 
Mientras los evangelios sinópticos colocan este relato en la última semana de vida de Jesús, el IV evangelio lo anticipa, situándolo al inicio de su actividad pública. Quiere con ello indicar que este es su proyecto original: Jesús ha venido para abrir un tiempo nuevo, caracterizado por un nuevo “espacio” teologal, personalizado en él y culminado en su muerte y resurrección, acabando con las “localizaciones” geográficas partidistas (cf. Jn 4,21-24). Los judíos de entonces no lo entendieron así; los discípulos lo entenderían solo después de la resurrección. 
 
     Pero junto a este subrayado cristocéntrico, conviene no olvidar otro antropocéntrico, porque el hombre es verdadero templo de Dios, “si alguno destruye (profana) el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario” (1 Cor 3,17). ¡Atención a no  confundir ni confundirse!
 
REFLEXIÓN PASTORAL
 
    Nos encontramos, prácticamente, en el centro de la Cuaresma, una buena ocasión para hacer balance y sacar conclusiones. ¿Cómo estamos viviendo este tiempo? ¿Cómo tiempo de gracia y de salvación? ¿Advertimos en nosotros realmente esos frutos? ¿O nuestra vida se desliza indolente, perezosa y rutinaria?
     El evangelio de hoy nos invita a revisar nuestras actitudes y comportamientos, no sea que también nosotros, como los moradores del templo de Jerusalén, hayamos pervertido los contenidos más genuinos de nuestra fe cristiana.
 
     La imagen de Jesús que nos presenta el evangelio de este tercer domingo choca notablemente con la del domingo precedente. Si el domingo anterior le contemplábamos resplandeciente y transfigurado en el monte, ahora aparece también transfigurado, pero por el celo de la casa  de su Padre.
 
     Este relato que nos muestra a Jesús con un látigo en las manos arrojando a los mercaderes del Templo ha dado y sigue dando pie a algunos para decir: ¿Ves? ¡También Jesús recurrió a la violencia! Y fijándose solo en el látigo, no escuchan sus palabras. 
 
    El gesto de Jesús no es un arrebato de violencia, sino un gesto profético, que no puede aislarse de sus palabras: “No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre”.
 
    Con él quiso denunciar la desviación de un culto que se nutría de la especulación y la mercantilización; la contradicción de un templo consagrado al Dios único, y en cuyos atrios crecían los “ídolos”; la insuficiencia de una religiosidad que pretendía satisfacer las exigencias de la fe solo con ofrendas materiales… Y, sobre todo, quiso revelar y anunciar al auténtico templo: “Destruid este templo y en tres días lo levantaré”. Y puntualiza el evangelista que lo dijo refiriéndose a sí mismo.
 
     Sí, Jesús es el auténtico espacio sagrado; el verdadero templo donde se da culto a Dios en espíritu y en verdad; es el verdadero sacerdote y la verdadera ofrenda.
 
    “No convirtáis en un mercado de la casa de mi Padre”, esta advertencia / recriminación de Jesús hemos de escucharla nosotros atentamente, porque el peligro de esa perversión también nos acecha.
 
    También nosotros podemos pervertir la voluntad de Dios, esos mandamientos de los que nos habla la primera lectura; también nosotros podemos vaciar de sentido nuestra fe, reduciéndola a prácticas rutinarias, sin garra en la vida… ¿Qué son para nosotros? A veces damos la impresión, triste impresión, de ser solo normas, obligaciones…; y reducimos la vida a observancias y cumplimientos… “Si conocieras el don de Dios” (Jn 4,10). Porque los Mandamientos son don de Dios. “Los mandatos del Señor son rectos y alegran el corazón…, más preciosos que el oro…; más dulces que la miel de un panal que destila” (Sal 19,9.11). Y es que sin la alegría de creer, es imposible la alegría de vivir la fe. Los mandamientos están ofrecidos por Dios para que seamos felices (Dt 6,3). También, como dice san Pablo, podemos banalizar y pervertir la cruz de Cristo convirtiéndola en adorno y no en proyecto de vida. 
 
    Pero hay algo más, la Palabra de Dios no solo nos dice que Jesús es el verdadero Templo, sino que nuestra vocación es  ser templos del Espíritu: espacios desde los que y en los que se glorifique a Dios. “¿No sabéis que sois templos de Dios y que el  Espíritu de  Dios habita en vosotros?” (1 Cor 3,16). Y que el hombre y la mujer somos espacios sagrados, que no podemos profanar, porque cuando lo hicisteis con uno de estos, los hicisteis conmigo. “Si alguno destruye (profana) el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario” (1 Cor 3,17). ¡Atención a no  confundir ni confundirse!
 
     Estamos ante la celebración de la Semana Santa, y la situación de emergencia que estamos viviendo no debe llevarnos a cuestionarla sino a plantearnos cómo celebrarla desde los contenidos más profundos de la misma, desde la intimidad del corazón. Transitando por esta calle de amargura seguros de que también, con nosotros, la recorre Jesús, convertido en “cirineo” de nuestras cruces. 
 
REFLEXIÓN PERSONAL
 
.- ¿Advierto en mí frutos de conversión?
.- ¿Me percibo y percibo a los otros como “templo” de Dios?
.- Cómo vivo los “mandamientos”: como don o como imposición?
 
DOMINGO J. MONTERO CARRIÓN, OFMCap. 
 

Otros artículos

DOMINGO II DE PASCUA -B-

Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métala en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Contestó Tomás: ¡Señor mío y Dios mío!

DOMINGO DE RAMOS -B-

Y en verdad os digo: Dondequiera que el evangelio se predique en el mundo entero, también se hablará de lo que ésta ha hecho, para memoria suya.

DOMINGO V DE CUARESMA -B-

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel. Jesús tomó la palabra y dijo: Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí.

DOMINGO IV DE CUARESMA -B-

Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar