-

SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD -A-

DOMINGO J. MONTERO CARRIÓN, OFMCap.

Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad….

SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD -A-

1ª Lectura: Eclesiástico 24,1-4. 12-16.
La sabiduría hace su propio elogio, se gloría en medio de su pueblo. Abre la boca en la asamblea del Altísimo y se gloría delante de sus Potestades. En medio de su pueblo será ensalzada y admirada en la congregación plena de los santos; y recibirá alabanzas de la muchedumbre de los escogidos y será bendita entre los benditos. Entonces el Creador del universo me ordenó, el Creador estableció mi morada: Habita en Jacob, sea Israel tu heredad. Desde el principio, antes de los siglos, me creó, y no cesaré jamás. En la santa morada, en su presencia ofrecí culto y en Sión me estableció; en la ciudad escogida me hizo descansar, en Jerusalén reside mi poder. Eché raíces en un pueblo glorioso, en la porción del Señor, en su heredad.
 
*** *** ***
 
El texto pertenece a lo que se considera el capítulo central del libro del Eclesiástico. Es la cumbre de la reflexión veterotestamentaria sobre la sabiduría de Dios. Una sabiduría que hunde sus raíces en la historia y geografía humanas. Y es en la Navidad de Jesús donde se revela ese  enraizamiento de Dios, de su Sabiduría. Una Sabiduría paradójica, manifestada en la humildad de Belén y en la locura de la Cruz.
 
2ª Lectura: Efesios 1,3-6. 15-18.
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo en Cristo con toda clase de bendiciones espirituales, en el cielo. Ya que en Él nos eligió, antes de la creación del mundo, para que fuésemos santos e irreprochables en su presencia, por amor. Nos predestinó a ser hijos adoptivos suyos por Jesucristo, conforme a su agrado; para alabanza de la gloria de su gracia, de las que nos colmó en el Amado. Por lo que yo, que he oído hablar de vuestra fe en Cristo, no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación para conocerlo, e ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama y cuál la riqueza de gloria que da en la herencia a los santos.
 
*** *** ***
 
Cristo no es solo la encarnación de la Sabiduría de Dios, sino que también encarna su Bendición. En Él hemos sido elegidos para ser santos, y predestinados a ser sus hijos adoptivos. Una “adopción” que no rebaja la calidad de la filiación sino que la revalida (cf. Jn 1,13). En el mundo greco-romano la filiación meramente natural, para gozar de legitimidad legal, necesitaba el reconocimiento oficial de la adopción. El cristiano debe ser consciente de ello, de que ha sido reconocido, adoptado por Dios como hijo.
 
Evangelio: Juan 1,1-18.
 
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió… 
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad….
 
*** *** ***
 
En el prólogo del IV Evangelio halla su plenitud la reflexión sapiencial sobre la Sabiduría de Dios. Hasta donde no llegó el pensamiento humano, porque no podía llegar, llegó la iniciativa del amor de Dios. En el nacimiento de Jesucristo se ha manifestado en plenitud la revelación de la Bendición de Dios. Jesús es el HOY exhaustivo de Dios (cf. Heb 1,1-2). 
 
REFLEXIÓN PASTORAL
El sucederse, casi el precipitarse de estos días de fiesta navideños, con todo lo que de ruido y agitación comportan, no debe impedir una vivencia profunda del misterio. Y es que la Navidad, además y por encima de la escenografía tradicional, tiene un contenido muy preciso: el misterio, que a la vez es buena nueva, de la presencia de Dios entre los hombres, para los hombres y por los hombres.
Presencia gratuita (Jn 3,16; Tit 3,5). Presencia que es bendición  (Ef 1,3); luz (Jn 1,9); elección y vocación (Ef 1,4-5); riesgo (Jn 1,5.11); solidaridad y compromiso  (Jn 1,14). Cuando lo más fácil y cómodo es desentenderse, evadirse, “pasar”... Dios se hace presente. En realidad nunca estuvo ausente... Pero la Navidad supera todos los esquemas y modos precedentes.
“De una manera fragmentaria y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros padres...; hoy nos ha hablado en su Hijo” (Heb 1,1-2). Efectivamente, Jesús no solo nos dice que Dios está cerca, sino que es Dios-con-nosotros; no solo nos habla de Dios, sino que es Dios hecho Palabra. En Jesús Dios deja de estar de parte del hombre, para hacerse hombre. En Él Dios se ha embarcado con el hombre en la tarea de erradicar toda dolencia, cargando personalmente con nuestras dolencias; en el empeño de vencer al hambre, convirtiéndose en Pan; en liberar al hombre de la fe en el poder de la violencia, rechazándola en legítima defensa propia y convirtiéndose en nuestra Paz; en liberar al hombre del afán de poder, convirtiéndose en servidor; en destruir el odio, mediante una vida al servicio del amor; en vencer a la muerte, mediante su propia muerte...
Este es el gran contenido de la Navidad: Saber y sentir a Dios-con-nosotros-, y a favor nuestro. Dios no nos salva desde lejos con un decreto, ni sacándonos de nuestro mundo concreto: nos salva desde cerca, en nuestro mundo y en nuestra historia.
Y la gran pregunta es: Si Dios está con nosotros y a favor nuestro, ¿nosotros con quién estamos? ¿Con Dios? Lo sabremos si “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de los que sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (GS n 1).
La Navidad no puede celebrarse sin este subrayado: es la fiesta de la presencia de Dios, que nos urge a hacerle presente en la vida.
 
REFLEXIÓN PERSONAL
.- ¿Celebro en la Navidad mi propia filiación divina?
.- ¿Percibo en mi vida esa “presencia” de Jesús?
.- ¿Siento el paso de la Navidad por mi vida?
 
DOMINGO J. MONTERO CARRIÓN, Franciscano Capuchino.

Otros artículos

DOMINGO V DE PASCUA -C-

Hijos míos, me queda poco tiempo de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros.

DOMINGO IV DE PASCUA -C-

Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno.

DOMINGO III de PASCUA -C-

Por tercera vez le pregunta: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: Apacienta mis ovejas.

Domingo II de Pascua -C-

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: ¡Hemos visto al Señor! Pero él les contestó: Si no veo en sus manos la señal de los clavos; si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en el costado, no lo creo.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar