-

Domingo VI -C-

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.

Domingo VI -C-

1ª Lectura: Jeremías 17,5-8
 
Así dice el Señor: Maldito quien confía en el hombre, y en la carne busca su fuerza, apartando su corazón del Señor. Será como un cardo en la estepa, no verá llegar el bien; habitará la aridez del desierto, tierra salobre e inhóspita.
Bendito quien confía en el Señor y pone en el Señor su confianza: será un árbol plantado junto al agua, que junto a las corrientes echa raíces; cuando llegue el estío no lo sentirá, su hoja estará verde; en año de sequía no se inquieta, no deja de dar fruto.
 
*** *** ***
 
 Nos hallamos ante un oráculo de estilo sapiencial, en que se parafrasea al salmo 1. Presenta la vida del hombre ante las opciones que tome ante Dios. El que aparta su corazón del Señor, la ubica en una tierra inhóspita, árida, sin vida. El que pone su confianza en el Señor, la sitúa junto a las fuentes de agua viva. 
El profeta no está abogando la desconfianza en el hombre, sino denunciando el olvido de Dios. Invita a sentar la vida sobre bases sólidas e indefectibles.
 
2ª Lectura: 1 Corintios 15,12. 16-20
 
Hermanos:
Si anunciamos que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo es que decía alguno que los muertos no resucitan? Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís con vuestros pecados; y los que murieron con Cristo, se han perdido. Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados. ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.
 
*** *** ***
 
Para los cristianos de Corinto, de mentalidad griega, la resurrección de los muertos no era fácilmente asumible. Admitían una inmortalidad espiritual, la del alma. Pablo afirma, partiendo de la resurrección integral de Cristo, núcleo de nuestra fe, que también será integral la resurrección de los creyentes en Cristo. Si no fuera así, el Evangelio por él predicado habría sido un fraude. 
 
Esta afirmación de la resurrección de Cristo, sin embargo, no es solo la afirmación de un hecho puntual, aislado en el tiempo, sino la afirmación de una verdad con hondas repercusiones en la vida. Porque si es cierto que si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los más desgraciados de los hombres, no lo es menos que nuestra esperanza en Cristo debe verificarse también en esta vida. 
 
Evangelio: Lucas 6,17. 20-26
 
En aquel tiempo, bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
Dichosos vosotros cuando os odien los hombres y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre.
Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero, ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo! ¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de vosotros, los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.
 
*** *** ***
 
Las “bienaventuranzas” del evangelio de Lucas resultan sorprendentes respecto de las del evangelio de san Mateo por su ubicación (una llanura); por su número (cuatro frente a nueve), compensado con los cuatro “¡ay!” (ausentes en Mateo); por el “vosotros” directo y el inmediato “ahora” (distinto del tono general del 1º evangelio), y por el tono social. No se habla de pobres de espíritu, ni de hambre y sed de justicia, ni de persecución por ser justos…, solo se habla de pobres, de hambre y de persecución..., y de “ahora”. Para ellos, para los que se hallan en esas situaciones, son las bienaventuranzas de Jesús. Para los que se encuentran en las antípodas, aunque se confiesen sus discípulos, son las amenazas. ¿Hay algo más chocante?
 
En el origen de esta “compilación”, verdadera Carta Magna del cristianismo, hay que suponer una colección de dichos de Jesús pronunciados en circunstancias distintas y después antologizados en la predicación cristiana. Y constituyen una síntesis del perfil del verdadero discípulo, así como una denuncia de los peligros y riesgos que le acechan.  
 
REFLEXIÓN PERSONAL
 
La Palabra de Dios es una luz y una fuerza orientada a producir un discernimiento, una decantación personal. Nuestra fe en Dios, en su Palabra, es un hecho personal, pero no privado: "Brille vuestra luz..." (Mt 5,16; cf. Flp 2,15). 
¿Qué nos dice hoy esa palabra? Los textos nos invitan a una verificación profunda de nuestra situación personal, una llamada a tomar partido. A verificar dónde estamos ahora.

Si no lo hubiera dicho Jesús, las “bienaventuranzas” nos parecerían una tomadura de pelo. Pero son sus palabras, y sobre todo son su vida. Él fue pobre, manso y humilde, tuvo hambre y sed de justicia, fue misericordioso,  construyó la paz, fue perseguido y murió por la causa del Reino de Dios. 
No son un sermón improvisado; se encuentran al principio, en el centro y al final del evangelio. Son la filosofía, o mejor la teología de Jesús... Porque ellas nos hablan, en primer lugar, de Dios, de sus preferencias y de sus sufrimientos. Son la expresión de la opción de Dios en favor del pobre contra la pobreza, del hambriento contra el hambre, del que llora contra sus lágrimas...  Nos dicen que Dios no es indiferente, y mucho menos complaciente, sino beligerante ante el dolor del hombre; por eso ha decidido instaurar el cambio, su Reino. 
 
Las bienaventuranzas vienen a romper un maleficio que durante mucho tiempo se abatió y esgrimió contra los "desgraciados". El sufrimiento no es reprobación ni lejanía de Dios, es un “espacio” de Dios... En la Cruz de Cristo, y en toda cruz, Dios se revela particularmente como Dios-con-nosotros.
Si esto no fuera verdad, jugar con la esperanza de los desvalidos sería una burla cínica. Por eso Jesús hizo de esta proclamación el núcleo de su mensaje y la causa de su vida. El Dios que nos revelan las bienaventuranzas es un Dios de una gran seriedad ante el dolor humano: misericordioso y justo, pues no hay misericordia sin el restablecimiento de la justicia (y esto pretenden resaltar los "ayes").
¿De qué lado estamos nosotros, del lado de los que apartan su corazón del Señor, para depositarlo en los ídolos del dinero, del bienestar, de la violencia..., o de los que ponen en el Señor su confianza, aceptando vitalmente el criterio de Dios como criterio de vida (1ª lectura)? ¿Del lado de los que son llamados "dichosos" por Jesús, o del lado de aquellos sobre los que recaen los "ayes" amenazadores? 
 
“Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor”, dice el salmo responsorial. Este es el núcleo de las bienaventuranzas. 
¿En quién confiamos nosotros? Si lo hacemos  en el Señor, debemos abrir nuestro corazón sincera y cálidamente a los hermanos. Porque las bienaventuranzas son el proyecto de una vida - la de Jesús - , y un proyecto de vida -el del cristiano-. 
Son la vocación y la misión de la Iglesia. Y es necesario respetar este orden: no pueden anunciarse sino desde la vivencia del seguimiento de Cristo resucitado (2ª lectura). Y hay que anunciarlas con claridad, amor. Porque quien hace de las bienaventuranzas solo una denuncia, no anuncia el evangelio. Y quien se contenta solo con oírlas no participa de su promesa salvadora.
Hay que verificar la ubicación existencial en la vida: si estamos en el seguimiento de Jesús, orientados a sus promesas o en una vía paralela si no radicalmente contraria. 
Las bienaventuranzas son un constante y radical examen de conciencia: la medida para evaluar la autenticidad y globalidad de la existencia cristiana. 
 
REFLEXIÓN PERSONAL
- ¿Examino mi vida por las bienaventuranzas?
- ¿Me reconozco en ellas?
- ¿Cómo las traduzco en mi vida?
 
Domingo J. Montero Carrión, OFMCap.

Otros artículos

Domingo III de Pascua -C-

Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven tú mismo te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras. Esto lo dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto añadió: Sígueme

Domingo II de Pascua -C-

A los ocho días estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús estando cerradas las puertas, se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

Domingo de Resurrección -C-

Llegó también Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: Vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor -C-

Por eso Dios lo levantó sobre todo, y le concedió el “Nombre-sobre-todo-nombre”; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble -en el Cielo, en la Tierra, en el Abismo-, y toda lengua proclame:¡Jesucristo es Señor!, para gloria de Dios Padre.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar