-

DOMINGO II DE PASCUA -B-

Domingo J. Montero Carrión, OFMCap

Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métala en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Contestó Tomás: ¡Señor mío y Dios mío!

DOMINGO II DE PASCUA -B-

1ª Lectura: Hechos de los Apóstoles 4,32-35.
 
    En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor con mucho valor. Todos eran muy bien vistos. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno.
 
*** *** ***
 
    Nos hallamos ante el segundo “sumario” en que se describe la vida de la comunidad. Es más un ideal de comunidad que una radiografía real de la comunidad (lo mostrará el relato de Ananías y Safira: Hch 5,1-11 o el descuido de las viudas de los cristianos helenistas: Hch 6,1)). Se insiste en la comunidad de pensamiento y de bienes. Y se destaca la centralidad y la comunión en torno a los apóstoles, que gestionaban no solo la evangelización sino la asistencia a los necesitados. El mismo libro mostrará con la institución de los Siete (Hch 6,1-6), cómo esta tarea fue delegada en otros miembros de la comunidad. Fe y vida deben ir cordinados.
 
2ª Lectura: 1 Juan 5,1-6.
 
    Queridos hermanos:
    Todo el que cree que Jesús es el Cristo, ha nacido de Dios; y todo el que ama a Aquel que da el ser, ama también al que ha nacido de Él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe; porque ¿quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo. No solo con agua, sino con agua y con sangre: y el Espíritu es quien da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.
 
*** *** ***
 
     La fe en Cristo es la victoria del cristiano; quien cree en Él ha nacido de Dios, y desde Dios ama a todo el que ha nacido de Dios, a todo hombre. El amor de Dios se autentifica en el amor al prójimo, pero, también, el amor al prójimo se origina y fundamenta en el amor a y de Dios. No hay dos amores distintos, sino dos visibilizaciones del único amor. Así lo vivió y enseñó Jesús.
 
Evangelio: Juan 20,19-31.
 
    Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
    Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.
    Jesús repitió: Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.  Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.
     Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: Hemos visto al Señor. Pero él les contestó: Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
     A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: Paz a vosotros.
    Luego dijo a Tomás: Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métala en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Contestó Tomás: ¡Señor mío y Dios mío!
    Jesús le dijo: ¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
    Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de sus discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre. 
 
*** *** ***
    El texto contempla dos escenas: una, común con los evangelios sinópticos (la aparición a los discípulos), y otra, específica del IV Evangelio (el relato de Tomás).
    La paz del resucitado es la gran aportación de Jesús a la historia del hombre: “El es nuestra PAZ” (Ef 2,14). Una paz que se hace misión y se encarna en el perdón. La paz del Señor no es pactista: reestructura por dentro, redime y libera del origen de la violencia: el pecado. Por eso se asienta en el perdón de Dios, y se prolonga en el perdón fraterno. 
    La escena de Tomás muestra la dificultad de creer en la resurrección si no se ha dado “un” encuentro con el Señor. Las últimas palabras de Jesús a Tomás desvelan el contenido profundo de la fe: sin “visión” no hay fe, pero sin fe es imposible la “visión”. La fe no es ciega, es clarividente, trasciende las apariencias y descubre en las huellas del Crucificado (y de todo crucificado) la verdad del Resucitado. El Resucitado sigue marcado para siempre con las huellas de su amor al hombre.   
 
 
REFLEXIÓN PASTORAL
 
    La resurrección de Jesús no fue una invención de los discípulos;  fueron ellos los primeros y los más sorprendidos. 
    A los dos días de la crucifixión habían empezado a resignarse ante lo irremediable: dar por perdido a Jesús y a su causa. Pero Jesús no podía resignarse a esa idea y quiere meterles por los ojos y por las manos su resurrección, con la paciencia del maestro que repite la lección una y otra vez con distintos recursos. 
    Las apariciones de Jesús no son un jugar al escondite; son las últimas lecciones del Maestro antes de  que los discípulos se abran al mundo con la insospechada novedad del Evangelio. Eso fueron los días que siguieron a la resurrección: una pugna de la luz contra el temor que cegaba los ojos de los discípulos. Y es el contexto del relato evangélico de este domingo: miedo, retraimiento, desorientación, puertas cerradas...
      La resurrección del Señor no es, y no fue, una creencia fácil. Por eso Jesús se hace presente. Su aparición no es solo para “consolar” sino para “consolidar” la misión que el Padre le encomendó, y que Él ahora confía a su Iglesia. Pero faltaba Tomás.
      No somos comprensivos con este apóstol. Lo consideramos incrédulo  cuando, en realidad, todos los discípulos habían mostrado el mismo escepticismo. Tomás es como el hombre moderno que no cree más que lo que toca; un hombre que vive sin ilusiones; un pesimista audaz que quiere enfrentarse con el mal, pero no se atreve a creer en el bien. A Tomás no le bastaban las referencias de terceros, buscaba la experiencia, el encuentro personal con Cristo. Y Cristo accedió. 
    Y de aquel pobre Tomás surgió el acto de fe más hermoso que conocemos: “Señor mío y Dios mío”. Y arrancó de Jesús la última bienaventuranza del Evangelio: “Bienaventurados los que crean sin haber visto”.  Que no quiere decir dichosos los que crean sin conocerme, sino dichosos los que sepan reconocer mi presencia en la Palabra hecha evangelio; hecha alimento y perdón en los sacramentos; hecha comunión fraterna, hecha sufrimiento humano. Pues desde la fe y el amor podemos contemplarle en las manos y los pies, la carne y los huesos de aquellos que hoy son la prolongación de su pasión y muerte. Y es que el resucitado es el crucificado, y a Xto. resucitado solo se accede por la comprobación de la Cruz. Las llagas de Cristo, contraídas por nuestro amor, nos ayudan a entender quién es Dios y que solo un Dios que nos ama hasta cargar con nuestras heridas y nuestro dolor, herido y dolorido Él también, es digno de fe y de credibilidad. 
    Este segundo domingo de Pascua, desde que así lo denominara Juan Pablo II, es conocido como “domingo de la misericordia”. 
    La misericordia de Dios es el crisol donde confluyen, se funden y  se fundan todos los matices del amor divino: el de padre (Is 63,16), el de esposo (Os 2,3ss) y el de madre (Is 49,14-15).
     Misericordia constituyente, porque hace ser; reconstituyente, porque perdona; estimulante, porque abre a un futuro de esperanza. Misericordia que pertenece a la esencia íntima de Dios, superando cualquier otra dimensión en él (Os 11,8-9). Y es, además, la revelación más nítida de su omnipotencia (Sab 11,23), que no discrimina sino que abarca a toda la creación, ya que “el hombre se compadece de su prójimo, el Señor de todo ser viviente” (Eclo 18,13).
     La misericordia es el corazón y el rostro de Dios: su nombre es “el Misericordioso” (Eclo 50,19), o como dice san Pablo: “Padre de las misericordias” (2 Cor 1,3).Y también es su voluntad: “Quiero misericordia y no sacrificio” (Os 6,6). Una dimensión que debe ser contemplada y creída, pero, sobre todo, debe ser recreada: “Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso” (Lc 6,36). Con una misericordia operativa, que vaya más allá del mero sentimiento (Mt 25,31 ss), y ejercida con alegría (Rom 12,8)-. Una misericordia introducida por Jesús en el catálogo de las bienaventuranzas (Mt 5,7), y que será nuestro mejor aval ante Dios, pues “el juicio será sin misericordia para quien no practicó la misericordia…” (Sant 2,13)-.
     La misericordia oxigena la vida, aporta salud a los pulmones del alma y permite respirar los aires del Espíritu. Es la misericordia que tuvo Jesús con Tomás, abriéndole el corazón, y la que hemos de intentar tener nostros, abriendo también el nuestro. Y en última instancia, no solo que nosotros “metamos” nuestra mano en sus heridas y en su corazón sino que también él meta la suya en las nuestras.
 
REFLEXIÓN PERSONAL
 
.- ¿Con qué valor doy yo testimonio de Cristo resucitado?
.- ¿He experimentado en mi vida, de verdad, la paz del perdón de Dios?
.- ¿He sembrado en la vida la paz a través del perdón y la misericordia?
 
DOMINGO J. MONTERO CARRIÓN, OFMCap.

Otros artículos

DOMINGO II DE ADVIENTO -B-

Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero Él os bautizará con Espíritu Santo.

DOMINGO I DE ADVIENTO -B-

Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados una tarea, encargando al portero que velara. Velad entonces, ...

DOMINGO XXXIII -A- : FIESTA DE CRISTO REY

Y él replicará: Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de estos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo. Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

DOMINGO XXXIII -A-

“Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor”.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar